Cambios significativos en la tradicional peregrinación anual de la Virgen de El Cisne.

0
349

La tradición religiosa de la peregrinación anual de la Virgen de El Cisne, desde su santuario hasta la ciudad de Loja, será diferente este año.

Autoridades locales y la comunidad religiosa han trabajado juntas para planificar y organizar este evento, sin embargo, se producirán cambios significativos este año, ya que la Diócesis de Loja ha dispuesto que la Virgen de El Cisne ya no ingresará a la popular Hacienda Monterrey en la ciudad de Catamayo como se hacía en años anteriores. Los devotos deberán recorrer directamente el camino desde la parroquia San Pedro de la Bendita hasta el centro de la ciudad de Catamayo el próximo 24 de agosto.

El Párroco de Catamayo, el Padre Hernán Ojeda, explica que se están planificando gradualmente las actividades en honor a la Santísima Virgen de El Cisne. Debido a un cambio en la programación, la salida de la Virgen se ha pospuesto una semana y llegará a su destino final el día 24 de agosto a las 7 de la mañana, sin ingresar posiblemente a la Hacienda Monterrey, aunque aún no se ha definido por completo. El recibimiento a la Virgen se llevará a cabo a las 10 de la mañana en el sector Los Rosales, en la ciudad de Catamayo. Es probable que la sagrada imagen lleguen al parque central alrededor de las 11 de la mañana.

Cabe resaltar que estas nuevas disposiciones son decisiones tomadas por la Diócesis de Loja y el director del Santuario del Cisne. Se llevaron a cabo reuniones en las que se presentaron objeciones y se discutió con la participación de la gente. El resultado de estas reacciones determinará las acciones que se tomarán en los años siguientes. La comunidad religiosa ha colaborado con las autoridades locales y los organismos de emergencia para brindar asistencia en caso de ser necesario durante el evento.