Diócesis de Loja celebra 160 años al servicio de Dios

0
30

Con la Eucaristía presidida por el Obispo, Monseñor Walter Heras, se realizó la apertura del Año Jubilar celebrada con motivo de los 160 años de Erección Canónica de la Diócesis de la Inmaculada Concepción de Loja.

Un centenar de sacerdotes, invitados especiales y fieles en general, se unieron al evento memorable que tuvo lugar en la Catedral a partir de las 10h00.

El acto inició con la lectura del decreto de la apertura del Año Jubilar Diocesano. El texto, en síntesis, menciona “un tiempo fuerte de predicación de la palabra de Dios y la exaltación de la devoción a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, buscando siempre el bien espiritual y pastoral del Pueblo de Dios”.

Inmediatamente, se dio paso a la procesión de los tres signos de esta conmemoración: “el cirio encendido será la luz que iluminará todo este Año jubilar; las Sagradas Escrituras, serán la brújula y el timón que nos enseñen los caminos del Señor; Imagen de la Virgen de la Inmaculada será la que continuamente nos ayude a seguir y mantenernos unidos como hermanos”.

Luego, se ofició la Eucaristía en una iglesia que lució repleta y de la que participaron autoridades civiles y militares, congregaciones religiosas, instituciones educativas y laicos en general.

“160 años han transcurrido desde la creación canónica de la Diócesis de La Inmaculada Concepción de Loja. Una historia nueva y con identidad propia se ha forjado a lo largo de estos años. 12 Obispos se han sucedido en este tiempo, muchas tareas en el trabajo pastoral de la Evangelización, muchos campos de trabajo que han marcado la historia de la Iglesia lojana, en la Catequesis, la misión, la Educación, la Comunicación y la gran obra social a través de la Pastoral social- Cáritas Diocesana…Hoy por hoy la Iglesia nos llama a vivir y caminar juntos, en este tiempo marcado por el individualismo, la Iglesia no debe perder el sentido de racionalidad, la relación con el otro, con los otros, es lo que lleva al ser humano a crecer, a no quedarse solo con el encuentro…el ser humano se desarrolla, crece y madura”, dijo Monseñor Walter en su homilía en la que incluyó una breve reseña de la historia de la Iglesia Lojana a través de estos 160 años de vida.

El 29 de diciembre de 1862, el papa Pio IX, mediante una Bula Pontificia, erige la Diócesis de Loja, como un desprendimiento de la entonces Diócesis de Cuenca.

Inició con 25 parroquias. Actualmente tiene 84 parroquias. El primer obispo de Loja, elegido el 17 de septiembre de 1875, siendo ordenado como tal el 21 de septiembre de 1876 y tomando posesión el 30 de noviembre del mismo año fue Mons.  José Ramón Silvestre Masiá y Vidiela. Le sucedieron: Mons. José Antonio Eguiguren, Mons. Carlos María de la Torre, Mons. José Harris Morales, Mons. Nicanor Roberto Aguirre, Mons. Juan María Riofrio, Mons. Luis Alfonso Crespo, Mons. Alberto Zambrano Palacios, Mons. Hugolino Cerasuolo, Mons. Julio Parrilla Díaz, Mons. Alfredo José Espinoza Mateus; y actualmente Mons. Walter Heras Segarra décimo segundo obispo de la Diócesis de  Loja.

Desde su creación, las distintas iniciativas eclesiales, entre ellas: La acción pastoral de las parroquias, la formación permanente del clero y agentes de pastoral, además de las propuestas sociales han hecho de esta Diócesis una Iglesia que camina junto a su pueblo.