El Pensamiento del Día: “¡Eureka!

0
118

Eureka (en griego ?????? héur?ka, «¡Lo he descubierto!»; perfecto indicativo de ???????, ‘descubrir’) es una famosa interjección atribuida al matemático griego *Arquímedes de Siracusa. La exclamación «eureka» es utilizada hoy en día como celebración de un descubrimiento, hallazgo o consecución que se busca con afán.

La historia cuenta que Arquímedes pronunció esta palabra tras descubrir el que ahora se denomina Principio de Arquímedes que establece la relación entre el volumen de un cuerpo sumergido y la fuerza de flotación que este experimenta. Esto le permitió resolver el problema que el rey tirano Hierón II le formuló en relación a la pureza en oro de una corona. Este hallazgo lo habría realizado mientras se encontraba sumergido en la bañera y tal fue su alegría que salió corriendo a las calles de Siracusa desnudo gritando ¡Eureka! (‘¡Lo he descubierto!’)”. – Ref.

*Arquímedes o Arquímedes de Siracusa fue un físico, ingeniero, inventor, astrónomo y matemático griego.

– Ref.: https://es.wikipedia.org/wiki/%C2%A1Eureka%21?wprov=sfla1

Y parece ser que en el tema de los famosos “Pandora Papers” con relación al Presidente Lasso, hay algunos gritando ¡Eureka!

Se supone que hubo “periodismo investigativo por mucho tiempo al respecto”, pero ¿por qué las versiones y los resultados se derrumbaron y desmintieron en minutos? Y no es que se requirió de la hermenéutica para los textos periodísticos, de una forma tal que el público hubiera tenido que recurrir a la exégesis para los mismos, y si hubiera sido el caso, pues una parte de ese público sencillamente optó por la eiségesis de tales textos. Hay diferencia entre sensacionalismo y verdad; entre tinta desperdiciada y profesionalismo, tanto por parte de quien escribe como de quien lee. Las noticias también tienen un precio, más no todas se venden, y en este momento de incertidumbre no podemos sino pedir y desear que la verdad prevalezca al final del día.

Es indignante ver que todavía hay muchas personas que no piensan en el país de forma proactiva (sino en ellas mismas), y que les importa muy poco que salgamos de los problemas de la (heredada) realidad actual, peor que se busque el bienestar colectivo. Son personas que viven sumergidas en el odio proveniente de sus ambiciones individuales, ahora truncadas por un gobierno diferente al de “sus conveniencias”.

No, no hay que aplicar gnoseología, sólo “el más común de los sentidos: el sentido común”:

Durante los 10 años de su gobierno, Rafael Correa no le pudo encontrar ninguna irregularidad ni ilegalidad a Lasso, absolutamente nada, peor demostrarla, ni con respecto al feriado bancario ni nada.

De ahí, fue en el gobierno de Moreno que se incluyó en la Constitución,  la ley de que un funcionario público no puede tener cuentas en paraísos fiscales. ¿Y por qué no se incluyó en el mandato de Correa? Bueno, quizás porque el mismo Correa y muchos de los suyos ya tenían ese tipo de cuentas. Y no está por demás recordar que en el país “Correa no era solamente el Presidente de la República, sino que además era el dueño y señor de los 5 poderes del Estado”. La Constitución de Montecristi 2008 (redactada a la medida -favorable- para la delincuencia) evadió y rechazó esa ley:

“Ley que prohíbe tener bienes o capitales en paraísos fiscales a funcionarios públicos regiría desde el 6 de marzo del 2018, según el proyecto del Ejecutivo. … Desde ese mismo día tampoco podrán candidatizarse a una elección popular ni prestar servicios públicos personas con dinero en paraísos fiscales”.

O sea, que a Guillermo Lasso no le encontraron nada (ninguna irregularidad o ilegalidad), ni en los 10 años del gobierno de Correa ni recientemente cuando se inscribió como candidato para las presidenciales 2021 (porque me imagino que la ley lo exigía – y lo exige-, que debió ser investigado), pero ya una vez que es el Presidente elegido, le encuentran “todo”. Esto sinceramente parece un capítulo más del Chavo del 8 (y no lo digo con la intención de burlarme del programa ni de ofender a su elenco).

Para determinar ciertamente si un gobierno es bueno o malo, se le debe permitir gobernar y de ahí se podrá juzgar, en base a los resultados.

Los «franquiciados del SSXXI» ya gobernaron por una década, y ya vimos los resultados (y estamos viviendo las nefastas secuelas de tal desastre). Deben dejar gobernar al Presidente actual, elegido en las urnas, porque así lo EXIGE LA CONSTITUCIÓN Y LA DEMOCRACIA.

En realidad pienso que el Presidente Lasso debería recurrir a la muerte cruzada o a una consulta popular ipso facto como una condición sine qua non para poder gobernar.

Bajo la ley de Dios y de los mortales, todos somos iguales y tenemos los mismos derechos según la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

¿En qué papel está escrito o sobre cuál piedra está grabado el “texto de ley”, de que en este país solo puede y debe gobernar el correísmo?

Ya tuvieron su década, y mal o bien, se los dejó gobernar y apoyar a su gobierno “a sus anchas”. Ahora bien, podríamos unir esfuerzos ya que el país lo requiere y porque nos necesita unidos, o aprendan a respetar, o al menos a tolerar, al gobierno vigente de elección popular, tal cual sucedió para con ustedes.