Equivocarse es de humanos y admitirlo es ético.

0
116

El Pensamiento del Día

Nos toca dar el apoyo a Yaku para la segunda vuelta, quien definitivamente puede ganarle al correísmo, porque Lasso muy difícilmente lo hará y es la realidad. Y este apoyo al final de cuentas, es correcto y conveniente para el país.

Esto podrá sonar contradictorio a lo que he impulsado anteriormente, pero no tanto, o en lo absoluto; leamos hasta el final para entender a qué me refiero.

En lo personal, y aparte de que cualquier corriente es mejor que el correísmo, pienso que Yaku tiene un muy buen plan de gobierno y excelentes propuestas. Sin embargo, yo no le di el voto por 2 razones:

  • Di el voto al candidato (Lasso) que parecía estar con más opciones de lograr la votación necesaria para llevar la contienda a una segunda vuelta (evitando un triunfo correista en la primera), y con la esperanza (aunque muy vaga) de poder ganar ahí.
  • Tenía mis dudas de que Yaku Pérez haya estado directamente involucrado con las verdaderas intenciones del paro nacional de octubre 2019, que fueron las de incendiar el edificio de la contraloría general del estado (desaparecer pruebas contra correa) y la toma del palacio legislativo (golpe de estado).

Aunque yo ya tenía prácticamente despejada la duda del segundo tema, por cuanto los verdaderos responsables fueron Vargas e Iza, y eso se supo con su separación de Pachakutik, que además ratificó que ellos eran correistas, me quedaba la decisión basada en percepción hacia el hecho de quién tenía mayor votación para llegar a segunda vuelta. Pues la inercia de la candidatura de Yaku se incrementó en estos 2 últimos meses (y ahora vemos el resultado que lo asevera).

Podrán llamarlo empate técnico, pero personalmente y en una opinión muy objetiva, creo que es totalmente beneficioso para el país que Yaku pase a segunda vuelta. La probabilidad de ganarle al correísmo es totalmente alta y viable con Yaku (más no con Lasso); y su plan de gobierno, reitero es muy bueno.

Esperemos que así sea y que además Yaku tenga la convicción y la ética que dice tener, para que no se vaya a vender. No lo creo y esperemos que así sea.

En un análisis más a fondo, veamos que Lasso tuvo 28% de votación en primera vuelta en el 2017 y ahora apenas cerca de un 20%. Creo que su alianza con Nebot fue lo peor que pudo pasarle.

Nebot, irrefutablemente negoció con correa en las elecciones 2017, puso a Cinthya Viteri de “chimbadora”, y jamás apoyó a Lasso, especialmente para hacer frente al CNE en el tema del fraude, porque Lasso ganó legalmente en la segunda vuelta. De ser real esto, fue un “vende patrias” y eso no podría ser perdonado.

Asimismo Nebot para estas elecciones puso a Christina Reyes y no la retiró e hizo una alianza con Lasso sino cuando las puertas del correísmo se le cerraron, o mejor dicho cuando él le dio la espalda al correísmo porque creyó que no iba a lograr inscribir el binomio por la sentencia en firme contra correa (y tampoco se hubiera imaginado que Atamaint se iba a ir descaradamente en contra de la constitución para inscribir ilegalmente al binomio Arauz-Rabascall), y porque además vio que Álvaro Noboa se iba sólo con su partido e iba a barrer (el orgullo de Nebot no le daba ni le da para haber hecho alianza con Alvarito a la cabeza y él de apoyo solamente). Y la decisión tomada por Nebot era «la mejor y la correcta según él mismo», cuando vio que Atamaint (con el poder del correísmo) usó «como papel higiénico» la orden del Juez del TCE a favor de Alvarito, a quien dejaron fuera de la contienda de una forma total y absolutamente ilegal (en donde el más beneficiado fue el hermano de correa, que le vendió su partido político “chimbador” a Alvarito, y que le debe haber vendido a buen precio). Nebot no quería quedarse solo y desprotegido; se jugó todas las cartas.

Sigo pensando y siempre lo haré, a menos que alguien me demuestre lo contrario, que Nebot es un “vende patrias”, quien además ha venido ganándose el repudio del pueblo por fracasos tales como sus «intenciones de convertir a Guayaquil en un estado independiente separado del resto del país»; por el mal manejo de la pandemia Covid-19 en su primera fase en Guayaquil por parte de su pupila Viteri, quien actuó de manera ridícula, indebida y cobarde en varias ocasiones; y, LA CEREZA DEL PASTEL: «QUE LOS INDIOS SE QUEDEN EN EL PÁRAMO». Jamás pensó que el mundo le iba a dar la vuelta tan rápido.

No hay que ser matemáticos ni genios para ver los resultados:

  • Elecciones presidenciales 2017, primera vuelta: Lasso 28%
  • Elecciones presidenciales 2021, primera vuelta: Lasso 20% +/-
  • Población indígena del Ecuador: 7%.

Aquí hay algo interesante también, que es el hecho de que una minoría ahora tiene tanta fuerza y poder. ¿Los «indios» son brutos o es que la soberbia de esos «blancos de sangre azul» no los dejó ver y no nos dejó ver tampoco cuán preparados, capaces y hasta peligrosos pueden ser los de esta minoría? Lo cierto es que tal parece que ni siquiera el «de las manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes» lo pudo ver, ni con total claridad o mínima sospecha, ni siquiera por “influjo psíquico”, y los subestimó más allá que cuando los insultó y los “trató peor que al perro durante su mandato, cuando se creía Dios”. Sí, esta minoría que parece estarle abriendo los ojos al pueblo, y me refiero a esa minoría absoluta, sincera y trabajadora entre los indígenas (la cual se suma a una “mayoría de ecuatorianos cansados de la farsa del SSXXI, pero que lastimosamente está dividida”), y no a los vendidos como Vargas e Iza, que son unos corruptos y un descrédito para sus naciones, tal como los que defienden al correísmo desde la óptica de un beneficio personal, e igual a esos que le ponen un valor de mil dólares al futuro del país y a la dignidad de su gente decente (y que con una bajeza total acusan de lo que quieran a otros candidatos, mientras ellos mismos comenten la ILEGALIDAD de comprar el voto).

PARÉNTESIS: (No es “mera coincidencia” que ahora correa públicamente y de manera descarada, típico en él, DEFIENDE A LASSO Y PIDE A GRITOS QUE LA SEGUNDA VUELTA SEA ARAUZ – LASSO. Lo defiende con todo, después de una campaña en la que ha destruido la imagen del “banquero déspota y perverso, único y absoluto responsable del feriado bancario 1999” -y que ha hecho un buen trabajo destruyendo esa imagen, pues ya vemos los resultados- Por favor, no dejemos que este sujeto, desde su ático, meta mano en el CNE).

Quizás un poco de humildad, sinceridad y ética, nos permita ver qué es lo que verdaderamente necesita el país, como un estado de derecho, un país democrático, libre y soberano, multiétnico, pluricultural y plurinacional.

En lo que a mí respecta, sinceramente espero que Yaku pase a segunda vuelta y le daré mi apoyo, por convicción y porque creo que es lo que más le conviene al país para erradicar a la mafia correista, y esperar con toda mi fe que no se vaya a vender, ya que de ser el caso, habrá desperdiciado una oportunidad de oro para hacer lo correcto, matando no solo la confianza y el apoyo a una y de una unión nacional, sino quizás matando también la última esperanza que le queda a este país para un mejor futuro.

Redacción: Juan Francisco Hidalgo / 8 de febrero 2021.