Por primera vez, Catamayo crea un área de conservación municipal por el cuidado de sus bosques y el agua

Las Áreas de Conservación Municipal y Uso Sostenible (ACMUS) poseen 31.922,91 hectáreas distribuidas en todo el cantón. Fue creada mediante ordenanza municipal socializada y aprobada por el Concejo Cantonal de Catamayo

0
264

Las ACMUS de Catamayo abarcan los territorios de la cabecera cantonal y las parroquias El Tambo, Guayquichuma, San Pedro de la Bendita y Zambi en donde predominan el bosque nativo y la vegetación arbustiva; además, complementan y generan conectividad entre la Reserva de Biosfera Podocarpus. El Cóndor ubicada en el cantón Loja con la Reserva de Biósfera Bosque Seco que inicia en el cantón Paltas y permiten la unión con el bosque protector Santa Rita del cantón Gonzanamá, que es parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Dentro de las ACMUS se han identificado más de 16 mil hectáreas que son necesarias proteger por su alto potencial en la generación del recurso hídrico aprovechado para el consumo humano y otras actividades.

Este logro ambiental para el cantón, propuesto por el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal, contó con el apoyo técnico de Naturaleza y Cultura Internacional (NCI) y Andes Amazon Fund, tuvo al menos un año de construcción y fue debidamente socializado y puesto a consideración de los miembros de las Juntas de Agua, Juntas Parroquiales y ciudadanos en general.

“En un futuro no muy lejano vendrá la escasez del agua y por eso buscamos proteger las fuentes de agua que nos sirven tanto para el riego como para consumo humano”, dijo Armando Figueroa, alcalde del cantón Catamayo.

De su parte José Romero, coordinador del Mosaico Podocarpus El Cóndor de NCI, menciona que la aprobación de la ordenanza protegerá las fuentes de agua e importantes remanentes de bosque del cantón, además que generará recursos económicos que servirán para manejar dichas áreas.

Las Áreas de Conservación Municipal y Uso Sostenible de Catamayo guardan en su interior una gran riqueza natural, son el refugio del zorro de sechura, pava barbada, colibrí de tumbes, chonto, tigrillo, entre otros. Aquí, además nace el faique, el higuerón y el vainillo o tara, un árbol originario de los Andes y cuyas vainas y semillas son utilizadas para curtir cueros, impermeabilizar ollas de barro y elaborar tintes para textiles y alrededor del cual se están promoviendo actividades sostenibles con productores privados del sector Las Chinchas.

Gracias a la creación de las áreas de conservación, se tendrá especial cuidado en el uso del suelo para el desarrollo de actividades productivas de bajo impacto ambiental, por lo que NCI empezará una serie de capacitaciones al equipo del GAD Municipal en cuanto al manejo de las ACMUS y hará un acompañamiento durante el primer año de manejo.