Rosita Agurto Jiménez, docente ROSARISTA

0
100

La Lcda. Rosita Agurto Jiménez fue proclamada como docente ROSARISTA, la noche del viernes 25 de noviembre de 2022 en un programa especial realizado en el coliseo ciudad de Catamayo.

?Semblanza:

Rosa Litamar Agurto Jiménez, nació en Zaruma el 08 de Nov de 1962, tercera de cinco hermanos. Su infancia y gran parte de su adolescencia la vivió en San Gabriel y Bolívar, en la provincia del Carchi, en donde cursó su educación básica. El 12 Octubre de 1978 junto a su familia se trasladan a la ciudad de Catamayo, provincia de Loja, en donde continúa con sus estudios en el Colegio Femenino Catamayo. Un año después, el 11 sept de 1979, contrae matrimonio con Héctor Benigno Figueroa Cano, y debido a reglas moralistas de la Institución educativa le fue negada la matrícula para cursar quinto curso, pero ello no fue impedimento para que culmine sus estudios, y lo hizo en el Colegio Nocturno La Inmaculada de la Ciudad de Loja.

Desde Oct de 1981 a Julio de 1985 cursó sus estudios superiores en la Universidad Nacional de Loja. Fue una época muy dura, en la que tuvo que aprender a dividir su tiempo entre ser una estudiante, madre y esposa.  Durante gran parte de este tiempo también se dedicó al trabajo, siendo ayudante de zapatería de su esposo y en la agricultura, lo cual le permitió costear los gastos de su educación y solvencia de su hogar. Todo el sacrificio tuvo su recompensa cuando obtuvo su Título como Profesora en Educación Primaria.

Título que le sirvió para ingresar al Magisterio Ecuatoriano el 05 de Mayo de 1986, empezó su experiencia como Docente Rural durante 2 años en la escuela Luis Napoleón Dilon del Barrio El Arenal, Cantón Puyango. Una experiencia llena de muchos retos y aprendizajes que ayudarían a forjar la gran profesional y Docente que es.

Durante su travesía como Docente Rural tuvo un quebranto en su salud por lo que tuvo que solicitar el cambio a un lugar más cercano a su hogar, y el 10 Julio de 1988, fue trasladada a la escuela Victoriano Jaramillo Vivanco del Barrio La Extensa, Parroquia el Tambo, En donde prestó sus servicios durante 12 años en los cuáles contribuyó a la formación de muchos niños y niñas que hoy son hombres y mujeres de bien.

En el año 2000 debido a la crisis económica que atravesaba el País, los habitantes del Barrio migraron a las grandes ciudades quedando sin alumnado la Escuela en la que laborada y debido a ello fue trasladada a formar parte de la planta Docente de la Escuela “Nuestra Señora del Rosario” gracias a la aceptación de la CONFEDEC y de la directora Sor Zoila Pacheco. En la cual después de 22 años continúa siendo Docente, enseñando en sus aulas desde 2do hasta 7mo año de Educación Básica, ha sido parte del desarrollo y cambio de la Institución, desde que era solo una escuela hasta lo que es hoy en día la reconocida Unidad Educativa Fiscomisional “Nuestra Señora del Rosario”. Sin duda su invaluable labor y su experiencia contribuyeron a formar muchas generaciones de niños y niñas, que se convertirían en grandes profesionales que hoy le agradecen y la recuerdan con mucho cariño.

En 2016, gracias al esfuerzo y apoyo ya de sus hijos pudo retomar su preparación académica y obtener el Título como Licenciada en Ciencias de la Educación, especialidad Educación Primaria, demostrando que nunca es tarde para culminar nuestras añoradas metas.

Podríamos seguir contando más anécdotas y detallando más su labor, pero hemos resumido en estas pocas palabras su experiencia durante estos 36 años de servicio a la comunidad. Y podemos concluir diciendo que Rosita se desarrolló no solo como una excelente profesional sino también como una gran mamá y una distinguida esposa, que aprendió a dividir su tiempo y su amor, entre sus hijos de sangre y sus hijos de enseñanza. Y es un gran ejemplo de perseverancia, logró cumplir todas sus metas, ser una destacable Docente que contribuyó a la formación de cientos de niños, y la mayor satisfacción ver que sus diez hijos hoy sean unos grandes profesionales.